Alguna vez San Petersburgo fue la capital del Imperio Ruso. Desde su fundación en 1703, la ciudad se convirtió en una de las más importantes del país y hoy en día se le considera la “capital cultural” debido a su esplendor y legado, tanto arquitectónico e histórico como artístico. De hecho, el término fue acuñado en 1997 por Borís Yeltsin.

En la época monárquica los grandes compositores, arquitectos, músicos, escritores, escultores, alfareros y pintores rusos encontraron un sitio en San Petersburgo o al menos pasearon por sus calles. Diversas huellas de notables personajes históricos todavía son admiradas por millones de personas en la urbe.

Si bien Moscú volvió a ser oficialmente la capital de Rusia con la llegada del comunismo y está llena de increíbles monumentos y estructuras, la verdad es que San Petersburgo sigue siendo un destino magnífico que visitar cuando se decide viajar a la Federación Rusa. Aquí te mostramos lo mejor que tiene para ofrecer.

Cinco datos breves de San Petersburgo 

Antes de mostrar lo que se puede ver en San Petersburgo, dejamos 5 datos cortos para conocer la ciudad:

1. La capital de Pedro El Grande

Fue fundada por el zar Pedro El Grande en 1703, pero no fue hasta 1712 que se convirtió oficialmente en la nueva capital del Imperio Ruso. Debido a que la familia real mudó su residencia, cientos de empresas, nobles y dependencias siguieron el mismo camino, contribuyendo de este modo al crecimiento rápido de la ciudad. Dejó de ser la capital en 1918 después de la Revolución Rusa, dado que los comunistas detestaban todo aquello que tuviese la firma zarista.

2. Es la segunda urbe más poblada de Rusia

Con 5,4 millones de habitantes, San Petersburgo es la segunda ciudad más poblada de la Federación Rusa. Siendo solo superada por Moscú.

3. Patrimonio de la Humanidad

En 1990 la Unesco designó al centro histórico de San Petersburgo como Patrimonio de la Humanidad, debido a su espectacular diseño arquitectónico.

4. Ciudad de museos

Posee unos 200 museos, algunos en realidad extraordinarios. Aquí también queda el famoso Kunstkamera: el primer museo de Rusia, fundado por el mismo Pedro El Grande, a quien le gustaba coleccionar todo tipo de rarezas.

5. Es un importante centro financiero 

No todo es cultural, San Petersburgo también constituye un centro financiero e industrial fundamental para el país. Por ejemplo, aquí queda la sede de la empresa Leningradsky Metallichesky Zavod (LMZ) que hasta al momento ha producido el 10% de las turbinas de energía del planeta.

¿Qué ver en San Petersburgo? 

Podemos llenar varias listas con todos los atractivos que tiene la ciudad. Una vez viajes al sitio, puedes disfrutar de:

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

No es posible irse de San Petersburgo sin pasar a contemplar la ciudadela original: la famosa fortaleza de San Pedro y San Pablo a orillas del río Neva, en la Isla Zayachiy. Data de 1703 y contiene estructuras notables como  la catedral de San Pedro y San Pablo, la Casa Botny, el Museo de Historia, Museo de Cosmonáutica y Tecnología de Misiles, etc.

Los zares rusos, desde Pedro I, están enterrados aquí junto con sus familias. También fue tomada por bolcheviques en 1917 y sufrió graves daños después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque posteriormente fue restaurada.

El corazón de San Petersburgo, que es otra forma de llamar a la fortaleza, aparece en los billetes de 50 rublos. Los atractivos que ofrece son numerosos y dentro de los muros funcionan diferentes quioscos de comida, por lo que no es una mala idea pasar una tarde caminando allí.

  • Horario

Abre todos los días desde las 9:00 a.m. hasta las 20:00 p.m.

  • ¿Hay que pagar entrada?

La entrada a la fortaleza es gratuita, pero si deseas recorrer los museos y edificios históricos deberás pagar un boleto. El que te permitirá acceder a varios sitios importantes cuesta 750 rublos (8,35 euros). Con este pase puedes ingresar a:

  1. Museo de Cosmonáutica y Tecnología de Cohetes. VP Glushko
  2. Catedral de San Pedro y San Pablo y Bóveda Sepulcral Gran Ducal
  3. Prisión del Bastión de Trubetskoy
  4. Exposición “Historia de San Petersburgo-Petrogrado. 1703-1918”
  5. La exposición “Historia de la fortaleza”
  6. La exposición “Museo de Cerámica Arquitectónica”
  7. Exposición “El mundo objetivo de la modernidad”
  8. La exposición “Museo de Ciencia y Tecnología”

Museo Hermitage

Se trata una verdadera joya arquitectónica y artística: su sede es el Palacio de Invierno. Entre 1732 y 1917, este último sirvió como la vivienda de los zares. Aunque, en 1904, Nicolás II pasó su residencia permanente al Palacio Alexándrovski, en Tsárskoie. El Hermitage es uno de los museos más grandes y completos del mundo, con un aproximado de 4 millones de obras valiosas.

No es posible verlo todo en un día, porque consta de varios edificios (la Pequeña Ermita, la Gran Ermita, la Nueva Ermita y el Teatro del Hermitage además del Palacio de Invierno). Las 365 habitaciones abiertas al público son todo un espectáculo de enormes dimensiones y lujos considerables.

En 2019, el Hermitage recibió 5 millones de visitantes nacionales y extranjeros, lo que ayudó a que entrara en la lista de los 10 museos más visitados del mundo, obteniendo el octavo lugar.

  • Horario

Abre de martes a domingo desde las 12 del mediodía hasta las 19:00 p.m.

  • ¿Hay que pagar entrada?

El tercer jueves de cada mes la entrada es gratuita. El resto del mes, el boleto individual cuesta 500 rublos (5,56 euros).

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

Esta importante catedral debe su nombre a la Virgen de Kazán. Es la principal de la ciudad y terminó de construirse en 1811. Se ubica en Nevsky Prospect, en la plaza Kazán. Las obras escultóricas, pinturas e iconos del templo lo vuelven un tesoro neoclásico. Por otro lado, constantemente se realizan actos litúrgicos en el sitio.

Curiosamente, luego de la llegada de los bolcheviques y la instauración de la Unión Soviética, se instaló aquí el Museo Estatal de Historia de la Religión y Ateísmo del Ministerio de Cultura de la URSS. Sin embargo, a partir de 1991 volvieron a funcionar los servicios religiosos de la catedral. Desde el año 2000, el singular museo de ateísmo funciona en la calle Pochtamtskaya.

  • Horario

Abre diariamente, desde las 7:00 a.m. hasta las 18:00 p.m.

  • ¿Hay que pagar entrada?

No. La entrada es gratuita.

El hermoso Palacio de Catalina

Fue encargado por Catalina I (esposa del Pedro El Grande), alrededor de 1717. No es exagerado decir que es una de las construcciones más opulentas de Rusia. Solamente en la fachada de estuco se utilizaron unos 100 kilos de oro. Constituye un patrimonio nombrado por la UNESCO y queda en la ciudad de Pushkin, a 24 kilómetros al sur de San Petersburgo. Hasta la revolución en Rusia, el palacio fue la residencia en la que la familia del zar pasaba sus veranos.

Está repleto de habitaciones, cada una decorada con exquisito gusto. Uno de los cuartos más famosos globalmente es la Cámara de Ámbar: se decía que era “la octava maravilla del mundo” y fue construida en el siglo XVIII. El nombre se debe a sus muros completamente cubiertos de seis toneladas de ámbar.

Sin embargo, hoy en día lo que podemos hallar en el Palacio de Catalina es una copia de la cámara, debido a que la original fue desmantelada y saqueada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

  • Horario

Comúnmente abre desde las 7:00 a.m. hasta las 23:00 p.m. Sin embargo, esto puede variar de acuerdo a la temporada. Para más información, accede aquí.

  • ¿Hay que pagar entrada?

Las personas menores de 16 años no pagan entrada. El resto debe cancelar un boleto. El costo del básico es de 1.200 rublos (13,36 euros).

La suntuosa Catedral de San Isaac

El templo ortodoxo más grande de San Petersburgo es la bella Catedral de San Isaac de Dalmacia. Esta data de 1818 aunque desde 1931 funciona como un museo abierto al público. Actualmente resulta una estupenda muestra del neoclasicismo ruso.

Luego de la Revolución Rusa, cientos de iglesias y estructuras religiosas fueron demolidas por orden del nuevo gobierno soviético. Sin embargo, la catedral tuvo suerte, puesto que se mantuvo en pie al convertirse en el Museo Estatal Antirreligioso de la URSS. Por ello, no se realizó un servicio ortodoxo en el lugar hasta el 17 de junio de 1990. En el presente se le conoce como complejo museístico Museo-Monumento Estatal Catedral de San Isaac. 

El impresionante aspecto exterior no es el único atractivo del sitio. En su interior alberga al menos 40 tipos de minerales valiosos, entre ellos oro, zócalo, malaquita y lapislázuli, además de más de 500 piezas de arte. Grandes esculturas como las del apóstol Pedro (con las llaves del cielo entre las manos), el apóstol Pablo y el evangelista Juan vigilan la fachada norte.

Igualmente, su iconografía, vidrieras, grabados, altares, columnatas y pinturas atraen a un millón aproximado de turistas al año. La edificación está plena plaza Isaakievskaya.

  • Horario

Abre lunes, martes, jueves, viernes, sábado y domingo de 10:00 a.m. hasta las 18:00 p.m. Se mantiene cerrada los miércoles.

  • ¿Hay que pagar entrada?

Sí. El costo del boleto es de 350 rublos (4 euros). Los niños menores de 7 años no pagan entrada.

Por otro lado, la catedral cuenta con un mirador donde se puede apreciar una vista panorámica de San Petersburgo a 43 metros de altura. Para ingresar a él, hay que cancelar el monto de 200 rublos (2,28 euros).

El metro de San Petersburgo

Con 72 estaciones repartidas en 5 líneas, el metro de San Petersburgo es uno de los más transitados del planeta y el más profundo de Europa. En 2015 se encontraba en la penúltima posición del top 20 de subterráneos más utilizados. En 2021 lo usan diariamente al menos 3 millones de personas. Constituye toda una maravilla arquitectónica del siglo XX: en las líneas hay andenes que representan parte de la historia de la URSS y de Rusia en general.

Kirovsky Zavod con sus hermosas columnas e iluminación, Narvskaya y sus relieves o Pushkinskaya con la estatua de Alexander Pushkin, son solo algunas de las estaciones más bonitas del sistema. La que posee mayor profundidad es Admiralteyskaya, que se encuentra a 86 metros bajo tierra.

El metro fue inaugurado en 1955 y hasta ahora cubre 124 kilómetros. Otras estaciones que no se pueden dejar de visitar son la dorada Mezhdunarodnaya y la exuberante Ploshchad Vosstaniya.

  • Horario

Usualmente, funciona entre las 5:45 a.m. y las 0:30 a.m. Sin embargo, el horario para entrar en algunas estaciones puede variar.

  • ¿Hay que pagar entrada? 

El boleto sencillo cuesta 60 rublos (0,70 euros), aunque también se pueden adquirir tarjetas recargables. Para más información sobre la compra de los billetes, ingresa aquí.

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

Si antes de ir a San Petersburgo has visitado Moscú, es probable que este templo en el terraplén del canal Griboyedov te resulte muy familiar. Su nombre es Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada y se asemeja a la moscovita Iglesia de San Basilio. Fue construida entre 1883 y 1907, debido al asesinato del zar Alejandro II.

El 1 de marzo de 1881, el monarca fue víctima de un atentado de la organización Naródnaia Volia: dos bombas acabaron con su vida mientras paseaba en su carruaje. Por esta causa, la iglesia se fundó como un monumento a la memoria de Alejandro II, quién falleció justamente desangrado, ya que no había forma de realizar una transfusión entonces.

La fachada fue erigida con mármol, granito, ladrillos y cobre. Es una edificación multicolor de 81 metros de alto, que en su interior luce una de las colecciones de mosaicos más grandes de Europa: hay 160 composiciones artísticas. Según la administración de la iglesia, superan los 7.000 metros cuadrados.

  • Horario

A excepción de los miércoles, funciona diariamente desde las 10:00 a.m. hasta las 18:00 p.m.

  • ¿Hay que pagar entrada? 

El costo del boleto es de 350 rublos (4 euros). Los niños menores de 7 años entran gratis.

El crucero Aurora

El 25 de octubre de 1917 se disparó uno de los cañones de este crucero: fue la señal de las fuerzas comunistas de Lenin y Trotski para tomar el Palacio de Invierno. Ese día cayó el gobierno provisional ruso que se había instaurado debido a la abdicación del último zar y se instalaron los bolcheviques en el poder. Actualmente, el crucero Aurora es un auténtico museo flotante que atrae a millones de visitantes al año, tanto por sus interesantes exposiciones como por su historia.

Pasear por la cubierta y entrar en los camarotes son solo algunas de las decenas de actividades que se permiten realizar en el espacio. Resulta uno de los sitios de exhibición más especiales de San Petersburgo.

  • Horario

Los lunes, miércoles, viernes, sábado y domingo abre desde las 10:00 a.m. hasta las 18:00 p.m. Los jueves funciona desde las 13:00 p.m. hasta las 23:00 p.m. No opera los martes.

  • ¿Hay que pagar entrada?

La entrada cuesta 500 rublos (5,56 euros).

Versalles ruso o el complejo Peterhof

Finalmente, un destino imperdible en San Petersburgo es el apodado “Versalles ruso”. Más propiamente el complejo Peterhof: una serie de palacios y jardines que también son patrimonio de la Unesco. Esta es una pequeña ciudad, creada en su momento por Pedro El Grande, que se ubica en la orilla del golfo de Finlandia, a 30 kilómetros al oeste de la capital cultural de Rusia.

El parque inferior y el parque superior de Peterhof son vistas invaluables. Solo el primero posee el conjunto de fuentes más grande del mundo. En el centro del complejo se alza el Palacio Grande: una estructura que nada tiene que envidiar a otros bellos castillos europeos.

  • Horario

Para saber el horario de cada uno de los puntos de interés de Peterhof, ingresa aquí.

  • ¿Hay que pagar entrada?

Los precios varían según el espacio del complejo que desees visitar. Toda la información de pago está reunida en este enlace.