Los museos en Moscú abundan, pues es una ciudad profundamente histórica y cultural con valiosas memorias. Sin embargo, el Museo de Impresionismo Ruso es relativamente nuevo en comparación con otros centros de exposición en el resto de la capital rusa. Si se visita, se debe tener la noción de que el arte que se exhibe allí no es tradicional. Al contrario.

Las obras guardadas pertenecen a movimientos artísticos de los siglos XX y XXI, por lo que la firma de la contemporaneidad y la profundidad están siempre presente en ellas. Así que si quieres ver colecciones únicas en su tipo, este seguro es el lugar.

Breve historia del museo

Antes de convertirse en la sede del Museo de Impresionismo Ruso, el edificio en la avenida Leningradskiy era un almacén que pertenecía a la fábrica de dulces Bolchevique, una de las más grandes del continente europeo en el siglo XX. En el año 2000, el lugar fue abandonado. Así mismo, para 2012 al mecenas Boris Mints se le ocurrió la idea de crear un museo allí. De esta manera, los profesionales del estudio de arquitectura británico John McAslan comenzaron a restaurar el sitio.

El museo de 1000 metros cuadrados fue inaugurado en 2016 y ya para entonces contaba con todos los equipos y la tecnología necesaria para ser denominado un “centro moderno”. En la actualidad no solo es una institución que trabaja con obras artísticas, sino un sitio de negocios.

Curiosamente, el impresionismo (impulsado por Claude Monet en el siglo XIX) fue una de las corrientes que menos éxito tuvo en la Rusia de antaño, pero Boris Mints no le dio importancia al hecho y hoy su institución museística se nutre de su propia colección.

Qué ver en el Museo de Impresionismo Ruso

A continuación dejamos una pequeña lista de lo más interesantes del museo:

Exhibiciones únicas

Obras completamente únicas del impresionismo ruso y artistas extranjeros son presentadas en distintas salas. La pintura más antigua data de 1880. Konstantin Korovin, Igor Grabar, Nikolai Kuznetsov, Boris Kustodiev, Petr Konchalovsky, Yuri Pimenov y Valentin Serov son algunos de los nacionales que resaltan en el lugar.

Las pinturas y esculturas del museo parecen tener alma propia y cada una de ellas tiene una entretenida historia detrás. Abundan los colores y las formas definidas, y de alguna manera recuerda a las galerías parisinas.

Así mismo, existen exposiciones que provienen de otras galerías o museos, como “Impresionismo armenio. De Moscú a París”, que selecciona las mejores obras de veintidós pintores impresionistas armenios y que forma parte de la colección de la Galería Nacional de Armenia. Proyectos especiales y hasta arte español forman parte del extenso repertorio del Museo de Impresionismo Ruso. Para saber más sobre las fecha y eventos, puedes ingresar en su página web oficial.

Conciertos y bailes

Eventos como la Noche de las Artes, son habituales en el museo. En 2019 este realizó una producción en conjunto con el Teatro Ballet de Moscú, para llevar a cabo varias actuaciones con el nombre “Transcripción del color”. Igualmente, se dictan clases de baile con coreógrafos europeos de forma anual.

Por otra parte, los conciertos están registrados en la agenda del museo. En esta oportunidad se les abre las puertas a músicos jóvenes emergentes. Pero las actividades no acaban aquí, actores rusos y extranjeros también son invitados a participar en diferentes talleres y clases.

Ciclos de conferencias

Otro de los grandes atractivos del museo son los ciclos de conferencias dictados por críticos expertos y artistas, que buscan enseñar sobre la vida y los logros de los artistas rusos impresionistas que estampan su firma en la colección. No obstante, también se centran en otras grandes personalidades, como fue el caso de las conferencias sobre Vincent Van Gogh dictadas por Galina Barsenkova (proveniente de la Galería Estatal Tretyakov) a finales de 2020.

Con frecuencia estas duran alrededor de una hora. En ocasiones especiales, se dictan en francés o inglés.

Programas interactivos infantiles

Si vas a viajar a Moscú con niños también puedes llevarlos al Museo de Impresionismo Ruso, donde se organizan actividades para ellos. Desde juegos de escondite para los más pequeños hasta clases y talleres artístico para los jóvenes entre 8 y 11 años, los programas interactivos son sumamente dinámicos y están dictados por profesores y especialistas en educación infantil.

Actividades accesibles

Una de las ventajas que tiene este museo sobre otros en la capital es su dedicación hacia las personas con diferentes tipos de discapacidad. En este sitio se programan visitas guiadas, ciclos de clases en lenguaje de signos, actividades para personas con discapacidades cognitivas, entre otros. Incluso recorridos gratuitos para aquellos que presenten alguna discapacidad visual.

Horarios

El Museo de Impresionismo Ruso funciona los lunes, martes, viernes, sábados y domingos de 11:00 a.m. a 20:00 p.m. Los miércoles y jueves de 12:00 a 21:00. La taquilla cierra media hora antes de la hora de salida. Para comprar una entrada de forma online, ingresa aquí.

Cómo llegar al Museo de Impresionismo Ruso 

La forma más sencilla de llegar al museo es en metro, bajándose en la estación Belorusskaya (línea 5, identificada con café). El sitio se ubica en la avenida Leningradsky. Para hallarlo fácilmente se puede caminar a través del paso subterráneo de la estación de tren Belorussky, hasta llegar a la avenida. El edificio es el número 11.

Finalmente, recuerda que si vas a viajar a Moscú y quieres conocer otros interesantes museos, puedes contactarnos sin problemas o apuntarte directamente a alguno de nuestros tours.