Si vas a viajar a la capital de Rusia debes saber cómo moverte en la misma. Existen varias alternativas: puedes hacerlo en taxi, metro, autobús, trolebús y tranvía. Para que no te pierdas durante tus recorridos y tengas una experiencia cómoda, hoy te dejamos algunos consejos para utilizar transporte público en Moscú.

Tomar un autobús en Moscú 

Si no hablas ruso, te será más fácil tomar un taxi que un autobús. Esto se debe a que no muchos conductores de buses hablan otro idioma además del local. Aunado a ello, los anuncios y las instrucciones en las paradas habitualmente están escritos en lengua rusa. Sin embargo, abordar un bus es decisión de cada turista y es útil para familiarizarse con el ritmo de la urbe moscovita.

En la capital hay un aproximado de 800 rutas y 12.000 paradas para los vehículos terrestres. De hecho, las calles principales conectan al menos con una ruta. Por eso es necesario que sepas muy bien a donde vas.

Por otro lado, la Terminal Central de Autobuses de Moscú queda cerca de la estación de metro de Shcholkovskaya (línea 3, identificada con azul). Desde aquí se cubren por lo menos el 40% de las rutas de autobuses de largo alcance.

Tarifas de los autobuses en Moscú

La tarifa del boleto de autobús en Moscú es de 0.6 euros (56 rublos). Este puede adquirirse en taquillas de autoservicio o en las mismas estaciones de metro. Los niños menores de 5 años van gratis en los viajes interurbanos. Antes de comprar el billete, es recomendable haber identificado la ruta y el destino de viaje.

Tarjeta Troika

Esta es una buena opción para turistas si quieres ahorrarte la compra del billete. Se trata de una tarjeta de plástico reutilizable que funciona desde 2013 y sirve para moverse en transporte público en Moscú. Cuesta 50 rublos. Solo tienes que recargar la tarjeta en una taquilla del metro, de forma online o con una app para comenzar a emplearla. La recarga de la tarjeta Troika no puede sobrepasar los 33 euros (3000 rublos).

Datos importantes para recordar 

A continuación enumeramos algunos datos que vale la pena recordar:

  • En la terminal central y en algunas paradas de transporte público en Moscú hay conexión Wi-Fi gratuita.
  • Hay rutas en la que debes indicar tu parada presionando un botón en el tubo o pasamanos más cercano a la salida.
  • No debes adquirir boletos fuera de los sitios asignados o pagarle directamente a personas no autorizadas en las paradas.
  • Revisa tu dirección y fíjate en los números de los autobuses. Puedes guiarte de esta forma, puesto que los vehículos que van a ciertas rutas están numerados.
  • Lleva el nombre de tu destino escrito en ruso en un papel por si necesitas pedir instrucciones.

Tranvía en Moscú 

El tranvía es un medio de transporte en Moscú poco usado por los locales en comparación con otros. En la capital se estima que solo el 5% de los viajes se realizan de esta forma. Sin embargo, el sistema es realmente antiguo: funciona desde 1899.

Este cubre más de 50 rutas, incluyendo la de las estaciones de metro Oktyabrskaya y Universitet. Los billetes también se compran en terminales de autoservicios.

Abordar marshrutkas o minibuses 

Las marshrutkas son medios  de transporte en Moscú que suelen cubrir rutas a las que no llegan los autobuses. A diferencia de estos, no necesitan llegar a una parada oficial para detenerse: bastan con pedírselo al chofer en voz alta.

Básicamente, resultan minibuses de 20 asientos en los que se paga en efectivo al conductor y que no tienen un horario establecido de salida, porque lo hacen cuando están a su máxima capacidad de embarque. Es una forma rápida de moverse en la capital si sabes exactamente a dónde te diriges.

Metro en Moscú 

El metro de Moscú es una gran alternativa, no solo porque resulta una de las maneras más rápidas de desplazarse en la capital rusa, sino porque guarda una valiosa historia y forma parte del atractivo de la ciudad. Si deseas ver sus mejores estaciones, no dejes de apuntarte a nuestro tour para recorrerlas.

Hay al menos 14 líneas y 215 estaciones de metro, por lo que es fácil perderte si no conoces a dónde vas. Lo bueno es que las líneas, además de numeradas, están identificadas con colores. Así mismo, el metro abre a partir de las 5:30 a.m. y cierra a la 1:00 a.m. Sin embargo, hay horas en la que no es recomendable usarlo. No olvides que Moscú es una ciudad llena de millones de personas que utilizan este transporte público. Evita abordarlo a las 8:00 a.m. y a las 5:00 p.m.

Datos de importancia sobre el metro de Moscú

  • En las estaciones suele haber conexión Wi-Fi gratuita.
  • Los boletos se compran en las taquilla normales y de autoservicio, y sirven para todas las estaciones.
  • El precio de los boletos de metro es de 0,61 euros (55 rublos).
  • Recuerda vigilar tus pertenencias y siempre llevar a los niños pequeños tomados de la mano.
  • Es posible descargar la aplicación del metro en tu teléfono de forma gratuita.

Finalmente, recuerda que si deseas saber más sobre las mejores formas de recorrrer Moscú, puedes apuntarte en alguno de nuestros tours o contactarnos. Estaremos encantados de ayudarte.