Rusia cuenta con una buena selección de autores y novelistas de alto nivel, algunos reconocidos internacionalmente. Conocemos nombres como Dostoyevski o Pushkin, porque sus obras forman parte de la mal llamada literatura universal. Sin embargo, hoy nos concentraremos en uno de los mejores escritores rusos que ha existido: León Tolstói, autor del famoso libro Guerra y Paz y otras icónicas obras que son célebres globalmente.

Resumimos su increíble vida y su importancia en Moscú en las siguientes líneas.

¿Quién era León Tolstói?

Fue un conde que nació en la provincia de Tula en 1828. Su nombre completo era Lev Nikolaevich Tolstói. Provenía de una familia de nobles y aristócratas de linaje bastante envidiable. Curiosamente, compartía un ancestro en común con Alexander Pushkin: el militar Ivan Golovin, que estuvo al servicio del zar Pedro I El Grande. El árbol genealógico de Tolstói estaba lleno de artistas, poetas, militares y socialités, que en el futuro inspirarían los personajes de sus novelas.

El pequeño León quedó huérfano a muy temprana edad, por lo que estuvo gran parte de sus primeros años a cargo de parientes. No era alguien con un físico atractivo y eso, aunado a su carácter tímido, no le permitió sobresalir demasiado en la sociedad. Por lo menos al principio. Cuando creció, este fue a estudiar a la Universidad Imperial de Kazan y sorprendentemente no tuvo buenas notas en su primer año.

En realidad, Tolstói no fue un joven precisamente virtuoso. Habiendo superado su carácter introvertido y sabiéndose extremadamente rico, no escatimaba en gastos y mujeres. Después de dos años estudiando, abandonó la universidad y decidió llevar una vida “tranquila” en Yasnaya Polyana. ¿Cómo se convertiría en una eminencia de la literatura? La guerra de Crimea tendría mucho que ver en ello.

León Tolstói

Breve historia de la carrera y vida de León Tolstói 

Entre 1847 y 1850, Tolstói intentó enmendar su vida y fijarse algunos objetivos. Sin embargo, no logró dejar atrás su amor por los juegos de azar, lo que causó que guardase deudas millonarias. En 1851 uno de sus hermanos mayores lo busca para que se una al servicio militar en el Cáucaso. León acepta, al inicio no muy convencido.

Una vez alistado como cadete en Kizlyar, envía un texto con sus vivencias a la popular revista “Contemporáneo” (fundada por Alexander Pushkin), bajo sus iniciales. Era el comienzo de una trilogía futura que se tituló “Infancia”. El editor de la revista le devolvió algunos elogios y reconoció que tenía mucho talento. En 1852 el manuscrito fue publicado y su éxito fue apabullante.

Historias de Sebastopol 

La guerra de Crimea comenzó en octubre de 1853 y causó grandes impresiones en Tolstói. En el conflicto se enfrentaban Rusia y el Reino de Grecia contra el Imperio Otomano, Reino Unido y Francia. León peleó en el frente en Sebastopol y por ello recibiría la Orden de Santa Ana de 4º grado. Entre 1854 y 1855 presenció la caída de la ciudad y la vergonzosa derrota de los rusos. Esto habría de servirle para escribir sus famosas “Historias de Sebastopol”.

Al retirarse de la vida militar, viajó a distintos lugares del Imperio Ruso y luego a Europa Occidental. Fue recibido con entusiasmo por varios círculos de escritores de élite y en París se le consideró brillante pero algo antipático. Además, asistió a grandes reuniones y hasta a una conferencia con Charles Dickens. El viaje decepcionó a Tolstói, quien se dio cuenta de las desigualdades sociales en el continente.

Al volver a Rusia visitó varias veces Moscú en 1860. En ese entonces se quedaba en el piso del médico Andréi Evstáfievich Behrs, que era un buen amigo suyo. En 1862 se casa con Sofía Behrs, la hija de este, con quien tuvo trece hijos posteriormente.

Contribución a la educación y obras emblemáticas

En 1864, León Tolstói se cae del caballo y se parte un brazo. Tuvo que guardar reposo, por lo que le quedó el suficiente tiempo libre para escribir una de sus novelas más emblemáticas: “Guerra y Paz”, publicada por partes entre 1865 y 1869 y tachada de obra maestra de la literatura universal. Igualmente colaboró de forma notable a la educación en Rusia con su “Nuevo Alfabeto” y creó la escuela Yasnaya Polyana como un experimento pedagógico.

“Ana Karenina”, publicada entre 1875 y 1876, también deslumbró a los lectores. Este sigue siendo un libro popular incluso entre nuestros días y ha sido llevada al cine y televisión en distintas oportunidades. Tolstói llegó a tener tanta fama y prestigio que se carteaba personalmente no solo con el zar Nicolás II, sino con Mahatma Gandhi.

El cristianismo de Tolstói

A pesar de que Tolstói era cristiano ortodoxo y se preocupaba por la situación de los pobres, no se llevaba muy bien con la Iglesia en Rusia. De hecho, en su años finales fue excomulgado por criticar abiertamente a la misma. Le restó importancia, señaló que los religiosos solían ser contrarios a lo que dictaba la razón y comentó tan negativamente sobre la vida secular y las enseñanzas de los evangelios, que se ganó la expulsión por parte del Sínodo en 1901.

La actitud de León Tolstói para con la Iglesia se debe sobre todo al cambio radical que sufrió a finales del siglo XIX y principios del XX. En ese entonces comenzó a cuestionarse sobre el sentido de la vida, a aumentar su altruismo con los más necesitados y a tener pensamientos suicidas. Parecía poseerlo todo (dinero, un nombre reconocido, una esposa devota y una extensa familia), pero en realidad había sufrido de depresión en distintas etapas de su existencia.

Algunos historiadores afirman que habría donado toda su fortuna a los desahuciados si su esposa no lo hubiese detenido de forma tajante.

Muerte

En 1910, León Tolstói huye de su propia familia y piensa dejar atrás su vida “banal”, solo escribiendo una carta a Sofía. Sin embargo, cae enfermo de neumonía y muere después de tener un ataque de asfixia en la estación ferroviaria de Astápovo. Aunque la gente cree que falleció allí cerca de los trenes, en realidad expiró su último aliento en la casa del jefe de estación, Ivan Ozolin.

Obras de León Tolstói

Dejamos una recopilación de varias de las obras que León Tolstói escribió:

  • Infancia (1852)
  • Relatos de Sebastopol (1855)
  • La mañana del terrateniente (1856)
  • Felicidad conyugal (1858)
  • Guerra y paz (1865-1867)
  • Ana Karénina (1875-1877)
  • Resurrección (1899)

Reconocimiento en Moscú a León Tolstói

Se dice que León Tolstói visitó Moscú más de doscientas veces en toda su vida. Era bastante crítico con la ciudad, especialmente por el contraste que podía percibir entre ricos y pobres. La última vez que puso un pie en la urbe corría el año 1909.

En la actualidad, podemos encontrar, el Museo Estatal de Tolstói en la calle Lva Tolstogoy su estatua en la Galería Tretyakov, aparte de una larga lista de edificios asociados con su nombre, como la Casa de los Rostov en la calle Povarskaya.

Finalmente, si quieres viajar a Moscú o conocer más a fondo sobre los personajes más icónicos de Rusia, no dudes en contactarnos o apuntarte a alguno de nuestros tours con guías certificados en español.