Si estás planeando viajar a Moscú o ya estás ahí, siempre es bueno averiguar sobre el tiempo y las estaciones. Esto te ayuda a tomar decisiones sobre qué tipo de ropa llevar o cuándo es oportuno salir a ciertos lugares. Por ello, y para que sepas cuales son las mejores épocas para hacer una excursión en la capital rusa, a continuación dejamos información importante y actualizada del clima y la temperatura en Moscú. 

 

El invierno en Moscú

Comúnmente solemos pensar que Rusia es una nación con un invierno eterno. Esto se debe, en gran parte, por la influencia del cine y la literatura histórica. Y, aunque Siberia es uno de los mayores territorios de la Federación Rusa y hace bastante frío, la verdad es que el clima varía en el país. Cada ciudad registra sus propias temperaturas dependiendo de su ubicación y esto incluye a Moscú.

 

Así mismo, la estación invernal empieza durante los primeros días de noviembre y termina los últimos días de febrero o de marzo.

 

El invierno ruso es muy famoso a nivel mundial y se le considera crudo. No en vano los ejércitos de Napoleón y los soldados nazis encontraron un enorme obstáculo ante el frío y la nieve. Se suele decir que el clima le ha dado una gran ventaja a Rusia cuando se trata de pelear en sus propias tierras. Sin embargo, esto claramente depende de las zonas. No todos los lugares del país son esencialmente helados.

Temperatura en Moscú durante el invierno

La temperatura en Moscú varía durante los meses de invierno. El promedio es de -14 y 0 °C (grados centígrados), pero en enero esto puede cambiar hasta los -20 °C. Algunas de las heladas severas más recientes se dieron en 2006 y 2017, donde en el primer mes del año se alcanzaron los -29,9 °C. Sin embargo, de acuerdo a datos históricos, duro fue el invierno de 1940-1941, cuando en Moscú se registraron -40 °C.

 

Entre 2019 y 2020, el invierno se mantuvo en un promedio de 0.2 °C y tuvo una temperatura mínima de -15,0 °C. Fue considerada una época de frío suave. Eso si, aunque hay deshielos, Moscú está llena de nieve a finales de diciembre. En 2019 y 2020 la nevada alcanzó una altura de apenas 11 cm. A pesar de que el invierno termina entre febrero y marzo, las heladas pueden extenderse unos días más, hasta abril, por ejemplo.

Viajar a Moscú en invierno

Si planeas un viaje a Moscú en invierno y tienes tu visado listo, debes saber que hay pocos turistas y, por lo tanto, menos filas que hacer. Pero también puede que algunas atracciones se mantengan cerradas. Aún así, los paisajes nevados y blancos (o el río congelado) son imágenes realmente encantadoras que no se ven durante las otras estaciones del año.

 

Aquí dejamos algunos consejos si decides realizar alguna excursión por Moscú cuando la temperatura está muy baja:

  • Empaca o compra ropa de invierno: botas, bufandas, guantes, gorros y abrigos. En especial si no estás acostumbrado al frío.
  • Si sufres de sequedad en los labios, lleva contigo un bálsamo para evitar que el clima te moleste o te haga daño en los mismos.
  • La navidad de los cristianos ortodoxos ocurre cada 7 de enero, así que no esperes ver a la gente celebrando el 25 de diciembre. Sin embargo, si eres católico, hay templos que puedes visitar si deseas conmemorar la nochebuena.

 

Primavera en Moscú

La primavera en la ciudad empieza aproximadamente en abril y termina en mayo. Es cuando la nieve se derrite y las flores comienzan a aparecer poco a poco. Durante esta estación se celebra la pascua de los ortodoxos y, luego que desaparece el lodo causado por el completo deshielo, en Moscú se hacen diversas fiestas animadas y algunas patrióticas, como el Día de la Victoria.

Temperatura en Moscú durante la primavera

La temperatura en Moscú durante la primavera oscila entre los -2 °C y los 20 °C. El clima por lo general es fresco y agradable. Las fluctuaciones más visibles de la temperatura se dan entre marzo y abril, porque todavía queda huella del invierno. En 2005, 2006, 2011 y 2012 todavía había frío en la ciudad durante esos dos meses. Así mismo, la gente ya se ha despedido del invierno en mayo y la ciudad se llena de flores con el pintoresco Festival de la Primavera.

Viajar a Moscú en primavera

Viajar a Moscú en primavera resulta más cómodo en mayo y principios de junio, debido al buen tiempo y a que habitualmente la nieve y el lodo ya habrán desaparecido para entonces. Estos días son perfectos para pasear por la rivera del río y disfrutar de las comidas en las terrazas de los restaurantes. Las calles se llenan de vida y las atracciones turísticas abren sus puertas.

 

Verano en Moscú 

El verano en Moscú por lo general es húmedo. La duración media de la estación es de unos 3 o 4 meses, aunque el verano de 2011 fue especialmente largo, ya que duró 171 días. Usualmente, los locales aprovechan tiempo para viajar hasta sus dachas y disfrutar el sol. A pesar de ello, las lluvias también son muy comunes en esta época. Oficialmente, se veranea a partir de junio y julio.

Temperatura en Moscú durante el verano

Las temperaturas varían entre los 17 °C y los 21 °C, aunque pueden llegar a los 30 °C. Julio es conocido por ser uno de los meses más calurosos. En 2016 se registró una de las mayores olas de calor desde 2014, cuando la temperatura alcanzó una máxima de 33,6 °C. Sin embargo, la máxima de 2018 fue de 31,1 °C.

Viajar a Moscú en verano

El clima y la temperatura de Moscú en verano atraen a grupos enteros de turistas, que aprovechan estas fechas para visitar la ciudad. Quizás los locales salgan al campo, pero los extranjeros están a la vuelta de la esquina. Debido a esto, los precios de los boletos suben y hay más filas en los monumentos y grandes edificios arquitectónicos. Sin embargo, estos están más que preparados para recibir personas y tienen verdaderos programas de entretenimiento.

 

Viajar a Moscú con niños también es oportuno en esta estación, puesto que los parques y sitios a donde los puedes llevar son cálidos y están repletos de movimiento. Por otro lado, no se desperdicia la ocasión de vestir ropa cómoda. Además, las noches frescas de Moscú se llenan de luces y fiestas. Eso sí, en verano hay que reservar hoteles con tiempo. Julio y principios de agosto son buenas fechas para hacer un viaje.

 

Otoño en Moscú 

El otoño en Moscú es la típica estación en la que las hojas se vuelven naranjas y la temperatura y el clima cambian bruscamente. Viajar a Moscú a mediados de septiembre no se recomienda demasiado, porque inician las lluvias. En 2013, durante esa época se registró un récord de precipitación. La primera caída de nieve ocurre a finales de octubre o principios de noviembre. Esto no es de lejos una gran nevada, sino la presencia de pequeños y ligeros copos en el aire.

Temperatura en Moscú durante el otoño

A finales de agosto, la temperatura cae hasta los 15 °C y cuando termina septiembre suele estar en los 10 °C. El frío va ganando terreno poco a poco. Aunque hay pequeñas olas de calor a principios de octubre, en noviembre la temperatura desciende drásticamente. En este mes, la máxima suele ser de 0,9 °C.

Viajar a Moscú durante el otoño

Frecuentemente los turistas se han retirado en cantidad ya para mediados de septiembre. Además, el clima suele ser bastante cambiante, por lo que hay que revisar las predicciones meteorológicas para salir. Esto hace que el otoño sea una de esas estaciones en las que se puede viajar a Moscú, siempre que estés preparado para afrontar lluvias. No obstante, es temporada baja, por lo que se pueden encontrar precios más bajos y menos gente en los lugares turísticos.

 

Finalmente, recuerda que la temperatura no es siempre estática y que puede variar, dependiendo del año. Aún así, si quieres venir a Moscú en cualquiera de los períodos, puedes contactar con nosotros. Estaremos contentos de ayudarte.